Noticias

“Manar” La última caravana. Crítica Javier Villán. El Mundo

JAVIER VILLÁN

El Mundo. Madrid
Le robo un verso a Mahamud Darwis, el mejor y más universal de los poetas palestinos, para titular esta crítica de Manar: “escribe que soy árabe/ y el número de mi carnet de identidad/ es el cincuenta mil./ Que tengo ya ocho hijos / y que el noveno…”. Manar, una mujer árabe en un campo de refugiados. Tema de actualidad, de brutal y sangrienta oportunidad. Pero el texto de Lino Braxe, va más allá de una situación histórica concreta, alcanza a todas las guerras en las que una religión represiva y opresiva se impone por la fuerza. Y sin embargo, Manar (Sabela Hermida) confiesa que el Coran es un libro de paz y bienaventuranza. También dice lo terrible que puede resultar la unión política y sentimental entre un intolerante y una fanática. El intolerante es Nayin, su hermano que fue tierno, amoroso y pacífico; la fanática, su mejor amiga, es la hermosa Leila, que fue liberal con un punto de rebeldía. El otro hermano de Nadar murió en la guerra.Algún guiño a un novio palestino cristiano, sin énfasis, una adolescencia más abierta y cómplice, juergas de juventud sin más límite que una clandestinidad más o menos cómplice. Eso es lo que me ha recordado el poema de Darwish, Carnet de identidad, interrogado por la policía. “escribe que soy árabe/ y no aborrezco a nadie/ ni a nadie robo nada/. Más cuidado con mi hambre y con mi ira”. Hay árabes y árabes, cristianos y cristiano; hay víctimas y verdugos. Braxe se ha planteado esta especie de oratorio como una liturgia del recuerdo y de la libertad cerrando un todo al que contribuye la delicada escenografía de David de Loaysa, el equilibrio de luces, el matiz, los colores: la gama oscura del hábitat doméstico, podíamos decir, íntimo; y la gama clara, los dibujos centrales, el vídeo donde habitan el recuerdo y los afectos, la poesía y la amenaza. Coherente fusión de una poética óptica, visual de Loaysa con la textual. Leila y Nayin; la amiga y el hermano, convertidos a la violencia, la sangre, el terrorismo.. Ninguno de los dos aparece en escena, pero su presencia se percibe, constante, en el texto. Leves inflexiones de voz de Sabela Hermida los trae del recuerdo por encima de la narración, antes de la muerte que se aproxima; en una caravana, en una tienda, en un rincón perdido: Manar, la última caravana. Al contrario del poema de Darwis, Carnet de identidad aquí, en Manar, no hay cólera ni ira. Predomina la melancolía, la evocación de la mujer árabe tapada, escondida, humillada, incluso en las danzas que podrían haberse despeñado por los cauces eróticos de una edad en que eran capaces de transgredir las normas.Todo se queda en suave evocación de una belleza ultrajada, de una sensualidad reprimida: ningún dios puede castigar esconder la belleza creada por él. Este es quizá el mérito grande de Sabela Hermida, decir y bailar el texto como una oración entre las cortinas de una tienda de refugiados, la caravana final hacia la muerte. Las voces en off del propio Braxe y de Ana Barquero y Manuela Varela, como en una penumbra lejana resonante, contribuyen a romper la posible linealidad del monólogo. La presencia constante de Hames Bitar (Laud) y de Luis Taberna (percusión) es un elemento perfectamente integrado en el conjunto escénico de Lino Braxe. No cambia el mundo, el progreso no nos hace más libres, sino más refinados; más refinados incluso para la maldad y la explotación del hombre y sobre todo de la mujer árabe. Ese cocktail explosivo y venenoso lo sirve Lino Braxe en una coctelera de plata. ¿Siria? Siria es solo la materialización de siglos bárbaros alimentada por Occidente. El negocio de la guerra.

http://www.elmundo.es/cultura/2015/09/22/56004236268e3e8c088b45b8.html

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros de análisis para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como para el análisis de su navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

CERRAR